10 falsas teorías de la producción musical y del mundo DJ

Hemos querido analizar algunas de las teorías que más se escuchan en el mundo DJ y de la producción musical.

A continuación desmentimos 10 de ellas:

 

1. No necesito saber de música para comenzar

 

Es una teoría bastante errada. Aunque no seas músico o no toques algún instrumento, estás haciendo música y por tanto, algo debes saber. Como mínimo, contar los compases de un loop, poder crear melodías a oído y tener cierto conocimiento musical. Si eres arrítmico o tienes problemas con la amusia, debes trabajar en la educación musical para poder crear música electrónica.

Siendo DJ lo primero que se aprende es a empatar canciones, con lo cual la parte rítmica se debe dominar (claro, si no usas mucho el SYNC).

Incluso teniendo herramientas de ayuda melódica o armónica como las de Ableton Live, hay que entender los conceptos básicos de notas, tonos y semitonos. Lo mejor que se puede aprender antes de empezar a producir, es sobre conocimiento musical, básico o avanzado. Y si, aunque quieras crear techno o minimal underground con pocas lineas melódicas, también necesitas aprender música.

Fórmate para adquirir conocimientos musicales básicos y poco a poco llegar a los avanzados. Échale un vistazo a nuestra oferta académica, en ella encontrarás los cursos de nivel básico y principiante que te podrán ayudar.

 

2. Debo trabajar con el DAW que tenga “el mejor motor de audio”

 

¡Absolutamente no! La manera de lograr buenos resultados es trabajar con el DAW que mejor domines y educar tu oído. Esto lo consigues con horas y horas de aprendizaje y práctica.

Lo del “motor de audio” es todo un dilema; muchos dicen que se trata del algoritmo con el que se procesan las muestras de un software determinado. Otros han realizado minuciosas pruebas acerca del procesamiento de las frecuencias en distintos DAW, con el fin de comprobar si existen diferencias notables. ¿Pero realmente el usuario final lo nota?

Existen trabajos de gente profesional y amateur, tanto en programas de gran peso comercial, como en otros menos conocidos, algunos con grandes estudios y otros con un ordenador y pocas cosas más, y te sorprenderías con los resultados.

 

3. Tengo que comprar los plugins más caros porque son los mejores

 

¡Que no, que no! No hace falta que tengas plugins caros para asegurarte de un buen resultado. Muchos buenos productores usan recursos simples e incluso gratuitos.

Como en todo tipo de productos que ves a diario, el marketing hace su trabajo, pero no te olvides que independientemente de su coste, es más importante lo útiles que sean para ti las herramientas que trabajas.

 

4. Si tengo música en Beatport, seguro me contratan en un club

 

Realmente es un absurdo. Muchos han escuchado esto en boca de dueños o encargados de clubes, y se ha interpretado como una condición necesaria para que puedas pinchar en un sitio.

Pero supongamos que ya tienes un tema en Beatport, ¿eso es lo único que pincharás en toda la noche? Es más, puedes ser un muy buen DJ Productor sin haberte subido nunca a una cabina.

Tu presencia en Beatport puede ser una carta de presentación en cuanto a promoción, pero no es una condición para ocupar los escenarios. Descubre aquí cómo comenzar a ser DJ Productor.

 

5. Mi música es mejor que la de otros porque no uso loops

 

Cada vez que escuchas un tema nuevo y te gusta, ¿piensas si usaron muchos o pocos loops? Hay una cierta satanización hacia los loops y puede ser entendible.

Existen temas en los que se reconocen muy fácilmente loops de alguna librería que ronda por la red en descarga gratuita. Así como productores que tienden a sacar gran cantidad de tracks por semana, simplemente uniendo algunas secuencias y basando su trabajo en las limitaciones que tiene un puzzle de sonidos.

Aun así, esto no es una razón de peso para no usarlos y llegar a puntos radicales. Tu música no es mejor o peor porque uses o no loops, el arte está en la forma de usarlos y de transformarlos, y hay muchas formas de hacerlo.

Decir que usas loops no debería darte vergüenza, pero también es respetable que quieras hacer tus secuencias paso a paso sin el uso de librerías. De eso se trata la creación musical.

 

6. La masterización salvará el sonido de mi tema

 

¡Falso! Lograr un buen sonido requiere de un conjunto de detalles, procesos y etapas de trabajo desde el principio hasta el final de la producción.

Por ejemplo: los samples que eliges, los instrumentos virtuales, la armonía de un tema, los procesos y efectos, una voz afinada, un buen micro para grabar, unos buenos previos si usas mic.

También el buen uso de los plugins que tengas, la mezcla del tema, el mastering. Este último paso ayuda bastante a que la calidad del sonido sea buena, pero si desde el principio trabajas mal, se va a notar en el resultado final.

 

Descarga la guía gratuita

 

7. Soy excelente productor porque saco muchos temas al mes

Esto no es así. Más que crear temas constantemente, lo más importante es generar recordación con tu música.

Un tema que sea reconocido y recordado por el público, que tenga algo que lo caracterice y que se escuche en las diferentes plataformas, los clubs, la radio, tiene mucho más valor que un montón de temas producidos en tiempo récord, que estén en tus librerías y que solo tú sepas que existen. Incluso pueden correr el riesgo de vivir poco tiempo o no vivir.

Un tema bien producido toma su tiempo, porque lo ideal es que te enfoques en buscar buenas melodías, armonías, vocales si las quieres; que descanses tu oído y lo vuelvas a escuchar unas semanas después para mejorarlo (pero que esto sea una o dos veces), probarlo con la gente, saber qué sensación causa.

Asimismo, es necesario que muestres tu proyecto a otras personas con criterio, que lo escuche un ingeniero de mezcla y que un ingeniero de mastering te de su punto de vista.

En definitiva, pensar en algo que caracterice tus temas y no limitarte a lo que tengas en tus librerías. Así como plasmar la melodía o sonido que realmente quieres. Esto ciertamente ayuda a frenar la sobreoferta de música y de un montón de temas que seguramente tengan poco tiempo de vida, si es que llegan a vivir.

 

8. Si saco un tema con un sello, tengo la promoción y el éxito asegurados

 

Para quienes empiezan en el mundo de los contratos con labels, esto les puede sonar familiar. Hoy en día, hacer un tema es tan sólo el 20% del trabajo de un DJ Productor y es lo más fácil, respecto a lo que sigue: la promoción y el posicionamiento.

Debes tener claro que con la firma de un contrato de licencia (venta de un tema), el sello puede ofrecerte una promoción hasta cierto punto, no necesariamente lo incluirá todo para la promoción y el posicionamiento de tu producción.

Según sean tus posibilidades como artista, puedes aprender sobre emprendimiento en la industria musical y sobre estrategias de marketing y promoción musical, y aplicar todo esto para promover tu trabajo. O bien tienes la posibilidad de acudir a agencias especializadas en ello y que disponen de figuras como managers, agentes de prensa, asistentes, etc.

Detrás de un DJ Productor que pasa de las cabinas de un club a pinchar en grandes festivales, o de grandes cifras en reproducciones musicales, hay mucho trabajo y todo un equipo humano. No es algo que suceda por arte de magia o que se logre solo con estar en redes sociales.

 

Descarga la guía gratuita

 

9. Si tengo monitores de alta gama lograré un sonido más plano y fiel

Aunque las mejores y más costosas marcas de monitores de audio ofrecen excelentes productos, tus resultados dependerán mucho más del lugar en donde los uses. Un espacio demasiado pequeño es el principal enemigo de las frecuencias graves.

Lo ideal es que te formes y asimismo, consultes experiencias en foros, en blogs y en pruebas de productos para comprobar qué monitores se adaptan mejor a tu estudio. La posición de los monitores y la absorción del sonido también influyen.

 

10. Mi estudio debe estar totalmente adecuado acústicamente para eliminar reflexiones

 

Las espumas y las láminas acústicas son muy chulas. En las páginas web donde las venden muestran diseños de estudios muy atractivos… es como mirar un maniquí en un escaparate con una prenda que te gusta mucho. Y ahí es cuando surge la pregunta ¿me quedará igual a mí?

Con los estudios sucede lo mismo que con la ropa, primero tienes que tener claro lo que quieres y buscar los productos que mejor se adapten a ti. Si quieres una cabina de grabación, efectivamente vas a necesitar una alta absorción de las reflexiones sonoras, si piensas en un estudio de producción te puedes apañar con algunas soluciones básicas.

Eliminar todas las reverberaciones es contraproducente, ya que necesitarás escuchar el sonido en un espacio natural y el tema final lo escucharán en un club, en un coche, en un dispositivo móvil, en el ordenador.

Como podrás darte cuenta, el universo de DJ y del productor musical está lleno de falsas teorías. Ya conoces las 10 más famosas, abórdalas y empieza a crear un criterio profesional y personal para saber en qué creer y en que no. Eso también influirá en el éxito de tu carrera musical.

En DJP Music School te acompañamos en todo tu proceso como artista y te proporcionamos cada una de las herramientas con las que podrás formar tu criterio y estilo musical propio. ¿Ya formas parte de la familia DJP?